Por quinto año consecutivo, Ésika, la marca embajadora de la belleza en Latinoamérica, se hizo presente, en la feria benéfica El Rastrillo 2015 como maquilladora oficial del desfile inaugural, organizado por la Asociación de Hogares Nuevo Futuro Perú y el Grupo Fundades. Evento que desde hace años reúne a los más importantes exponentes del mundo de la moda que con sus últimas creaciones engalanaron la pasarela en una noche solidaria.

“El Rastrillo” es un evento anual realizado por la Asociación de Hogares Nuevo Futuro Perú, que tiene el fin de recaudar fondos para mantener sus 05 Centros de Atención Residencial - CAR que acogen a niños y jóvenes abandonados con y sin discapacidad y a su vez para poder seguir trabajando el Programa de “Prevención del Abandono Infantil” que tiene como objetivo principal contribuir a la disminución de los índices de abandono infantil en zonas de mayor necesidad económica y social.

En su edición 2015, el desfile convocó a destacadas figuras del diseño y reconocidas marcas, tanto del Perú como del extranjero, en un espectacular show de moda y glamour a favor de una buena causa. 

En representación del talento y la creatividad peruanos estuvieron Ani Álvarez Calderón, Karen Mitre y Agua Clara que mostrarán sus colecciones 2015-2016. Asimismo, la moda internacional se hizo presente con las prendas del creador español como Adolfo Domínguez y de Imagen 100, exclusiva boutique multimarca que ofrece las últimas tendencias en pret-a-porter, alta costura y accesorios para mujeres y hombres, de destacados diseñadores europeos como Emilio Pucci, Karl Lagerfeld, Armani Collezioni y Roberto Cavalli.

El maquillaje de las modelos estuvo  a cargo de Ésika y su nueva línea de maquillaje profesional, Ésika Pro, creada con la asesoría de la maquilladora de celebridades, Claudia Betancur. En esta ocasión la propuesta se basó en piel perfecta, labios intensos, ojos nude y delineado marcado para resaltar la mirada y versatilidad de las prendas de los mencionados diseñadores.

N.P.
Fotos: Agencia / Cortesía Moisés Huayta

Alan

¿A quién habrá estado esperando Alan?
Lo vi parado afuera de una pizzería, con expectativas en la cabeza.
¿Qué es lo que más te gusta?
El arte, me dijo. Formas de expresión donde seas uno mismo.
Aunque, sinceramente, tampoco no me molestaría ser alguien más.






Coolhunting.
Día 4.
















¡Y tuvimos que llegar al fin!
Esta es la recopilación de looks del último día del BAF Week acompañada de unos inmensos gracias a la gente que se sumó al proyecto y que se animó a darle la cara al pequeño lente de una pequeña niña.

Estos son los dos posts anteriores de la Semana de la Moda, por si se quedaron con ganas de más:




Coolhunting
Día 2.





















Coolhunting
Día 1.














De todos los eventos de moda a los que he ido, 
jamás me había sentido tan intimidada como en este 
(antes de saber lo que resultó ser).

Este fue mi primer BAF Week y quedé alucinada.
En un espacio enorme en La Rural, se montaron stands de marcas del rubro, una cabina de radio, bares, una librería, showrooms donde se podía ver, tocar y probarse las creaciones de diseñadores como una ventana a su talento; y foodtrucks. No recuerdo haber ido a muchos eventos de moda, pero ciertamente nunca fui a uno donde pudiera conseguir una especie de tortilla para calmar el hambre de las 6pm y comer con las ganas que siempre tengo. Créanme, glamour loves tortillas.

En medio todo lo que había por ver, estaban, como siempre, esos seres que se pasean entre atracciones y amigos y bebidas. Me pareció oportuno reunirlos aquí y mostrarles algunos outfits que se vieron el 1er día abierto de la Semana de la Moda de Buenos Aires. Desde estudiantes hasta diseñadores, un extracto de gente que eligió expresarse así: a través de la ropa.

Gracias por la buenísima onda.









Cada vez que elijo ir a un sitio al azar, me como las uñas en el camino. Nadie me dice quiénes estará, si será para viejos y no me va a gustar o si las forma en la que voy vestida no es la correcta. Peor aún ese día, donde me levanté de la cama a ponerme el top más estridente que conseguí. Y yo feliz, caminando y compitiendo con el sol.

Dejé las uñas regadas por el colectivo y me bajé sin saber qué esperar. Ahora, mírenlo ustedes.
Un nuevo episodio de acosos desde la comodidad del Festival Geiser.