Thaís & Manuela
-

Cuando el bus llegó a la parada, Lola hizo la usual transacción con el chofer/cobrador. Contaba el dinero que le quedaba mientras avanzaba entre los asientos con la cabeza gacha. 12 pesos para el resto del día. Para comer, para cargar la sube o... ¿por qué hay gente tan interesante en este planeta? Alguien llamó su atención. Y mientras tomaba asiento a su lado, por supuesto, decidió que esos últimos 12 pesos, los gastaría con él. Hola, soy Lola...


La cantidad de probabilidades y de posibles finales para esta historia es tanta como todas las oportunidades que perdimos cada uno de nosotros por no mandarnos cuando cruzamos miradas con el extraño de la calle. Es ese temor a seguir ignorando lo que desconozco lo que me mantiene haciendo esto. Cada que hablo con alguien nuevo, me pregunto qué mundo estoy a punto de conocer o si me dejarán conocerlo. 

Solo se me ocurrió escribir esto porque Thaís y Manuela le pusieron un sentimiento muy lindo a mi día. Porque nunca una foto me costó evadir tanta gente o tener que recurrir a mi portugués tan olvidado. Me dijeron que Buenos Aires es maravilloso. Ya estaba olvidando por qué ando acá.







Florencia y Francisca



Les pregunté qué les gustaría decir sobre la vida
y ninguna se quiso meter en el tema.
Salían de estudiar de Bellas Artes y yo
fui a arruinarles la vibra.

Luego me puse en su lugar y
me quedé pensando:
¿Por qué no me mandaron a la mierda?














Moisés. 19. Futuro marido.

Hoy, tiré una moneda y a la vida le pedí una cosa: 
volverte a ver.

Voy a acumular años de chismes 
para contarnos las perradas 
hasta que te hagas gordo 
y yo mida 1.80







Aquí empezó la carrera de modelo de X.
X porque olvidé pedirle el nombre
y porque así le doy el beneficio del misterio.








Alan & Nahuel


Intercambiamos clases de hip hop por fotos. Ese fue el pacto.
Y aunque no le pusimos fecha, quiero que sepan que,
cuando llegue a ganar algún ABDC,
aquí tienen a los responsables.












Sofía. 25 años. Estudiante de indumentaria.


No tenía mucha idea de lo que hacía ese día hasta que me topé con Sofía.
Como que su onda y energía me llamaron la atención.
 Me fui al probador pensando en pedirle una foto;
y salí de él pensando en pedirle una foto;
y ya me iba, aún pensando en pedirle una foto,
cuando me lancé.